Tatuajes falsos

Los tatuajes falsos son una gran alternativa para quienes aman el arte del tatuaje pero aún no están preparados para uno permanente. Estos tatuajes son especiales para personas audaces que buscan algo nuevo y ¿Por qué no? con un estilo único.

Hay muchas formas de hacer tatuajes falsos, ya sea de henna, pintura o adhesivos, todo depende de la técnica que más llame su atención. Recuerda además que la duración de éstos dependerá del material del cual decidas hacerlos.

Tatuajes de Henna

Este tipo de arte es realmente antiguo. Esta ligado a la historia del Medio Oriente desde hace unos 5.000 años. Según se relata, el henna era muy querida por los moros, tanto hombres como mujeres, quienes la usaban para pintar su cabello y rostro.

El uso de está hermosa técnica les fue prohibida a los moriscos cuando fueron convertidos al cristianismo por la fuerza, de esta forma se dejó de practicar, hasta ahora que se han vuelto a crear hermosos diseños en diferentes establecimientos.

Tatuajes adhesivos

Estos tattoos se volvieron muy populares entre los años 1960 a 1990. Eran fáciles de conseguir en diferentes empaques de botanas tales como papitas fritas, chicles o dulces. Son muy conocidos en Europa, y debido a un decreto ministerial aprobado en julio del 2013 son considerados cosméticos en todo este territorio.

Estos tatuajes se imprimen en papel o películas plásticas, con algunas excepciones donde se imprimen en una mezcla de ambos. Al tener este soporte se cubre con gran variedad de materiales con la intención de crear una imagen de aspecto uniforme.

Actualmente estos tatuajes están volviendo a renacer entre las mujeres jóvenes como un accesorio de moda. Gracias a la nueva tecnología se pueden crear más y mejores modelos que ayudan a las chicas a hacer notar toda su coquetería. Estos tatuajes duran unos días y se van saliendo incluso con el agua.

Pinturas corporales

Este es junto al henna parte del arte antiguo. Las civilizaciones tribales en casi su totalidad, utilizaron la pintura corporal en sus rutinas diarias. Solían realizarse dibujos antes de la cacería, batalla o rituales de matrimonio, utilizando arcilla, carbón y frutas para hacer pinturas no tóxicas fáciles de adherir a la piel.

Con la moda del arte corporal hoy en día se utiliza la hermosa técnica de la aerografia para crear maravillosos diseños temporales en la piel. Todo depende de la creatividad del artista y de lo que el portador desee expresar.

Esto puede durar hasta una semana y es fácil de quitar con aceite de bebé, por lo tanto no hay riesgo de infecciones o alergias.

Al usar el cuerpo como lienzo se busca no solo sobresalir sino decir algo más al mundo. No obstante cuando se es una persona que está en continuo cambio lo mejor es ir por las opciones menos invasivas que se ofrecen en el mercado, por esto los tatuajes falsos llegaron para quedarse.