Tatuajes Old School

Si estás pensando en mandarte a realizar un tatuaje, es un buen momento para pensar en los tatuajes old school.  Los tatuajes de la vieja escuela no se consideran pasados de moda, todo lo contrario, representan una nueva forma de poner de manifiesto nuestro estilo y toque personal, en dichos tatuajes, se pueden observar muchos estilos de diseño clásicos, vintage, entre otros. Que nos proporcionan altos toques de diferenciación.

Si eres un chaval, que quiere realizarse un buen arte en su piel, este estilo de tatuajes representa la mejor opción, el hecho de ser un tatuaje clásico, significa que apreciarás con más belleza y sofisticación, algunos elementos que hoy en día se pierden por si solos. Este tipo de tatuajes dio cabida a otros tipos de estilos actuales, que por su variedad no vamos a nombrar, pero en donde si vale la pena destacar su importancia e influencia.

Distintas opciones

Los tatuajes old school, comprenden en sí mismos diversas opciones, de diseños a aplicar, este estilo contempla desde los clásicos felinos, pasando por los legendarios dragones, así como también se pueden realizar algunos dibujos medievales tales como espadas, escudos, sin olvidar las clásicas motos y cráneos que siempre proporcionan una buena apariencia. 

Los aspectos más importantes que debe contener este estilo de tatuaje, pasan por tener en cuenta algunos elementos de suma importancia, comenzamos por destacar que sus líneas deben ser de color negro y elaboradas bajo un trazo grueso.

Los colores de relleno a utilizar, deben ser pocos y no se puede hacer uso de la técnica del degradado. Por último, los diseños deben ser clásicos y sencillos, con el objetivo de no complicar la elaboración del trabajo.

Consejos básicos

Aunque la elaboración de este tipo de tatuajes, no genera un mayor sentido de complejidad, es necesario que investigues la reputación del tatuador, puesto que, la calidad del trabajo si hace la diferencia, y sería muy desagradable tener un tatuaje a la vieja escuela de mala calidad y con una pésima preservación de los aspectos antes mencionados.

Un tatuaje Old School, implica más que personalidad e identidad, una forma de expresión poco usual que hoy día nos hará resaltar, su portador, no sólo expresará hacía los demás un toque de irreverencia y rebeldía, sino que también, podrá hacer valer un gran toque de originalidad y estilo sin igual.